El Sexo
ITS o ETS
El Embarazo En La Adolecencia
Tipos de ITS o ETS

El Sexo

En biología, el sexo es un proceso de combinación y mezcla de rasgos genéticos a menudo dando por resultado la especialización de organismos en variedades femenina y masculina (conocidas como sexos). La reproducción sexual implica la combinación de células especializadas llamadas gametos para formar hijos que heredan rasgos de ambos padres. Los gametos pueden ser idénticos en forma y función (isogametos), pero en algunos casos han evolucionado hacia una asimetría de tal manera que hay dos tipos de gametos específicos por sexo (heterogametos): los gametos masculinos son pequeños, móviles, y optimizados para el transporte de su información genética a cierta distancia; mientras que los gametos femeninos son grandes, no móviles y contienen los nutrientes necesarios para el desarrollo temprano del organismo joven.

El sexo de un organismo se define por los gametos que produce: los del sexo masculino producen gametos masculinos (espermatozoides) mientras que los de sexo femeninos producen gametos femeninos (óvulos), los organismos individuales que producen tanto gametos masculinos como gametos femeninos se denominan hermafroditas. En la especie humana hay varios casos que son similares al hermafroditismo, pero el término más correcto para referirse a una persona con estas condiciones es intersexual. Con frecuencia, las diferencias físicas se asocian con el sexo del organismo; este dimorfismo sexual puede reflejar las presiones reproductivas diferentes de cada sexo.


Reproducción sexual

a reproducción sexual es un proceso donde los organismos forman la descendencia, que combinan las características genéticas de ambos padres. Los cromosomas son transmitidos de una generación a la siguiente en este proceso. Cada célula de en la descendencia tiene la mitad de los cromosomas (n) de la madre y la otra mitad los del padre (n).7 Los rasgos genéticos están contenidos en el ácido desoxirribonucleico (ADN) de los cromosomas - mediante la combinación de cada tipo de cromosomas de cada progenitor, un organismo es formado con un conjunto doble de cromosomas. A esta etapa de doble información de cromosomas (2n) se llama "diploide", mientras que la etapa de una sola mitasd de información cromosómica (n) se le llama "haploide". Organismos diploides, a su vez, forman células haploides (gametos) que contienen al azar un par de cada cromosoma, a través de un proceso llamado meiosis.8 La meiosis implica también una etapa de entrecruzamiento cromosómico, en el que las secciones de ADN intercambian tipos de cromosomas emparejados, para formar un nuevo par de cromosomas mezclados. El cruzamiento y la fertilización (la recombinación de los conjuntos de cromosomas para hacer una nueva célula diploide) dan como resultado el nuevo organismo que contiene un conjunto diferentes rasgos genéticos de cualquiera de los padres.

En muchos organismos, la etapa haploide se ha reducido a sólo gametos especializados en recombinarse y formar un nuevo organismo diploide, en otros, los gametos son capaces de experimentar la división celular para producir organismos multicelulares haploides. En cualquier caso, los gametos pueden ser externamente similares, sobre todo en el tamaño (isogamia), o puede haber evolucionado una asimetría de tal manera que los gametos son diferentes en tamaño y otros aspectos (heterogamia).9 Por convención, el gameto más grande (llamado óvulo) se considera femenino, mientras que el más pequeño gameto (llamado espermatozoide) se considerada masculino. Un individuo que produce gametos grandes es de sexo femenino, y el que produce pequeños gametos es de sexo masculino. Si individuo que produce dos tipos de gametos se le denomina hermafrodita; en algunos casos, los hermafroditas son capaces de auto-fertilizarse y producir descendencia por su propia cuenta, sin un segundo organismo.

Animales

A mayoría de los animales se reproducen sexualmente, pasan sus vidas en los organismos diploides, con la etapa haploide reducida a los gametos de células individuales.11 Los gametos de animales tienen formas masculinas y femeninas, los espermatozoides y los óvulos. Estos gametos se combinan para formar embriones que se desarrollan en un nuevo organismo.

El gameto masculino, el espermatozoide (producido en un testículo), es una pequeña célula que contiene un solo flagelo largo que lo propulsa.12 Los espermatozoides son células muy reducidas, que carecen de muchos componentes celulares que serían necesarios para el desarrollo embrionario. Ellos se especializan en la motilidad, la búsqueda de un óvulo para después fusionarse con ella en un proceso llamado fecundación. Los gametos femeninos son los óvulos (producido en los ovarios), grandes células inmóviles que contienen los nutrientes y los componentes celulares necesarios para el desarrollo del embrión.13 Los óvulos se asocian a menudo con otras células que apoyan el desarrollo del embrión, formando un huevo. En los mamíferos, el embrión fertilizado se desarrolla dentro del individuo con sexo femenino, que reciben nutrición directamente de su madre.

Los animales suelen ser móviles y buscan una pareja del sexo opuesto para el apareamiento. Los animales que viven en el agua pueden aparearse con fertilización externa, donde los óvulos y los espermatozoides se liberan y se combinan en el agua circundante.14 La mayoría de los animales que viven fuera del agua, deben transferir el esperma del varón a la mujer para lograr la fertilización interna.

Presentado por: Maria Alexandra Mancebo